Huerto

Amor por el guisante en su época siembra

Hasta el siglo XVI el guisante se utilizaba como grano seco y como forraje, y a partir de entonces comenzó a usarse el grano en fresco. El guisante es una especie anual, que se extiende por casi todo el mundo, adquiriendo una mayor importancia en la industria, tanto conservera como de congelación.

A nivel mundial, la India es el mayor productor con casi 4 millones de toneladas en verde producidas al año, le sigue China con 1,7 millones, Estados Unidos con unas 800.000 toneladas, Francia con medio millón… estando España muy por debajo de esta última cifra con unas 60.000 toneladas.

Si bien se tiene conocimiento del guisante desde hace más de 7.000 años antes de Cristo por haberse encontrado restos carbonizados de sus semillas en asentamientos neolíticos, su uso es muy reciente en Europa, habiendo sido introducido probablemente desde Palestina o Egipto en las zonas orientales europeas del mediterráneo.

Descripción

El guisante pertenece a la familia de las Leguminosae, subfamilia de las Papilionoideas, siendo su nombre científico Pisum sativum L. Su sistema radicular es poco desarrollado en conjunto, aunque posee una raíz pivotante que puede llegar a ser bastante profunda.

Sus tallos son trepadores y angulosos. Existe diversidad de variedades dando lugar a tres grupos denominadas enanas, de medio enrame y de enrame. Sus hojas tienen pares de foliolos y terminan en zarcillos, que tienen la propiedad de asirse a los tutores que encuentran en su crecimiento.

La inflorescencia es racemosa y cada racimo lleva generalmente 1 ó 2 flores, pero también hay casos de tres, e incluso 4 y 5, aunque estos últimos son raros. Las flores tienen 5 sépalos y las vainas posteriores a su fecundación tienen de 5 a 10 cm de largo y suelen tener de 4 a 10 semillas, siendo de forma y color variable según variedades.

Las semillas de guisante tienen un peso medio de 0,20 gramos por unidad; el poder germinativo es de 3 años como máximo, siendo aconsejable emplear para la siembra semillas que tengan menos de 2 años desde su recolección.

Variedades

En las variedades del guisante se tienen en cuenta características como son la precocidad (tempranos, medios y tardíos), la forma de la semilla en la madurez (lisos o arrugados), el color de la semilla en la madurez (verde, amarillo o blanco), el tamaño de la planta (bajo o enano cuando su altura es menor de 0,4 metros; semi-trepador entre 0,8-1 metros; trepador o enrame cuando es de 1,5-2 metros) y la utilización de la producción (vainas y semillas para consumo directo, o para industria conservera y de congelación).

Para la congelación se prefieren las variedades de grano rugoso que son algo más dulces y también interesa el tamaño grande y el color verde intenso. Sin embargo, para la industria conservera se prefiere el grano redondo, liso, pequeño y también de color verde.

Entre las variedades que comercializa Clemente Viven, marca con la que trabajamos en Ricardo Terán S.L., se encuentran de porte alto “Maravilla de Etampes” “Cometodo” y “Teléfono”, de porte bajo “Lincoln” y “Petit Provenzal” , de porte medio “Principe Alberto”, “Rondo”, “Jumbo”, “Utrillo”, “Cestallena” y “Senador”.

Las variedades comercializadas por Clemente Viven según de la que se trate, se presentan en envases de 80, 250 y 1000 gramos o a granel.

Suelo y clima

El guisante requiere para su cultivo de un clima templado y algo húmedo, helándose con temperaturas por debajo de -3 ó -4ºC, deteniendo su crecimiento cuando las temperaturas empiezan a ser menores de 5 ó 7ºC, teniendo su desarrollo vegetativo óptimo con temperaturas comprendidas entre 16 y 20ºC. El mínimo se encuentra entre 6 y 10ºC y el máximo en más de 35ºC.

El guisante va bien en los suelos ligeros de textura silíceo-limosa. En los calizos puede presentar síntomas de clorosis y prospera mal en los suelos demasiado húmedos y en los excesivamente arcillosos.

Cultivo del guisante

Sembrar guisantes desde septiembre a noviembre y desde febrero a marzo.

La siembra es directa, colocando cada semilla a una profundidad de 4 a 5 cm. La siembra a golpes debe realizarse separando los golpes en las líneas de 30 a 40 cm. Para variedades de enrame, el cultivo puede disponerse en cuadros ya que facilita la labor de entutorado de las parcelas.

20201023_amor_guisante_epoca_siembra_6

Datos de la semilla del guisante

  • De 3 a 10 semillas por gramo.
  • Profundidad siembra: 2-4 cm.
  • Temperatura de germinación: Mín. 5ºC- Máx. 30ºC – Óptima 18ºC.
  • Poder germinativo de 3 años.
20201023_amor_guisante_epoca_siembra_7

Marco de siembra del guisante

  • Mata baja: Entre filas: 30-40 cm y Entre plantas: 50 cm.
  • Mata alta: Entre filas: 30-40 cm y Entre plantas: 12 cm.

El guisante no necesita mucha humedad y los riegos han de ser moderados. El primero antes de la siembra para que el suelo tenga humedad suficiente cuando reciba la semilla. Después, si el cultivo es de otoño-invierno, con un par de riegos es probable que sea suficiente, si es de invierno-primavera necesitará de 3 a 4 riegos.

Como épocas importantes, en cuanto a la necesidad de humedad, hay que considerar la de floración y cuando las vainas están a medio engrosar.

El guisante es también poco exigente en abonos minerales. Es aconsejable echar antes de la siembra unos 25 gramos por metro cuadrado de abono complejo 8-15-15. La posterior simbiosis con Rhizobium debería permitir el cultivo con bajo aporte de nitrógeno.

Durante el cultivo, cuando el sistema de riego es por inundación, es común el aporte de nitrógeno a razón de 2 g/m2, sin que el total rebase los 10 g/m2.

Al alcanzar las plantas los 10 a 15 cm de altura, conviene trabajar el terreno para dejar la tierra mullida y destruir las malas hierbas que hubieran nacido.

Para su recolección, debemos saber que las fechas están ligadas a las fechas de siembra, a las características climáticas de la zona y a la precocidad de la variedad. El momento de la recolección será cuando las vainas estén llenas pero no dejando que los granos se endurezcan; como síntomas se utilizan el que los tegumentos se desprendan fácilmente al presionar los granos y que tanto éstos como las vainas mantengan exteriormente su color verde característico.

Principales plagas y enfermedades

Plagas: Polilla del Guisante y Pulgones

  • Polilla del guisante: penetra en las vainas y echa a perder la cosecha. Es muy difícil controlar. El Aceite de Neem en ecológico puede ser preventivo.
  • Pulgones: pequeños insectos negros o verdes en el envés de las hojas. Se combate en ecológico con extracto de Allium o de Chrysantemun. En tradicional existen multitud de productos químicos como Metiocarb.

Enfermedades

El Oidium, es la enfermedad más frecuente, pero normalmente afecta a las cosechas tardías. Se pueden emplear productos con cobre para su prevención.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *