Casa y hogar

Consejos para una piscina limpia y en perfecto estado

Consejos para mantener la piscina

A las puertas del verano y el sol brillando en todo su esplendor, con permiso de algunas tormentas que nos recuerdan que aún estamos en junio, no podemos olvidarnos de uno de los mayores placeres de los que disfrutaremos en los próximos meses: un buen chapuzón en la piscina. Y qué mejor que hacerlo con el agua de nuestra piscina limpia y en perfectas condiciones.

En realidad, no se trata solo de que el agua parezca limpia, sino de que lo esté y la mantengamos adaptada a nuestras necesidades. Para ello existen en el mercado una gran variedad de productos, desde pastillas de cloro, pasando por controladores de PH, floculantes, etc. Todos ellos puedes encontrarlos en Ricardo Terán S.L., pero en el artículo de hoy vamos a hablarte de los que consideramos más importantes para tratar de ayudarte a mantener el agua de tu piscina en perfectas condiciones.

Ajuste del PH

El primer paso para conseguir un agua limpia, clara y respetuosa con la piel consiste en regular el pH de la misma. El valor correcto debe situarse entre el 7,2 y el 7,6 para garantizar que el resto de medidas aplicadas funcionen de forma efectiva.

Si el pH del agua es demasiado elevado, los bañistas podrían sufrir irritación en la piel y los ojos, el efecto de los productos desinfectantes disminuirá, se formarán incrustaciones calcáreas y las aguas se enturbiarán.

Por el contrario, si el valor del pH es demasiado bajo aumentará el riesgo de corrosión, habrá un deterioro del vaso, y también se producirá irritación de ojos y piel. 

Utiliza los tests de pH para saber si debes incrementarlo o reducirlo.

Desinfección del agua

El agua de nuestra piscina puede convertirse en el medio de vida ideal para una gran variedad de microorganismos. El producto más utilizado para la desinfección del agua es el cloro, pero hay que dosificarlo correctamente. Lo importante es mantener el residual de cloro libre entre 0.5 y 1.0 ppm en el agua para que esté desinfectada y tenga poder desinfectante. De esta manera, evitaremos que el agua se enturbie y que aparezcan algas.

Las tabletas de cloro multiacción contienen cloro, floculante y antialgas y es el modo más cómodo para que el agua obtenga los desinfectantes necesarios y se conserve bien. Una sola tableta de 200 gramos puede mantener hasta 20 m3 de agua semanalmente.

Por su parte, el cloro rápido (también conocido como Cloro Shock o Dicloro) se emplea para la cloración inicial del agua y también para realizar apoyos al cloro de mantenimiento. Gracias a su acción rápida desinfecta el agua cuando hay una mayor afluencia de bañistas.

Tras aplicar los productos, es importante realizar un filtrado durante pocas horas, posiblemente cepillar las paredes y el suelo de la piscina, y esperar 12-24 horas a que todas las impurezas precipiten, y mediante el limpiafondos llevar todo el precipitado directamente al desagüe sin que pase por el filtro. También es importante recordar que la adición de productos químicos debe realizarse siempre en ausencia de bañistas.

Agua cristalina

En una piscina pueden aparecer turbiedades. Las causas son por problemas de pH altos, filtración pobre, contra-lavados de filtros inefectivos y formación de algas, se manifiesta en muchos casos por la presencia de partículas diminutas suspendidas en el agua.

La adición de un floculante hace las partículas más grandes, de manera que el filtro las pueda retener, y así clarifica el agua, eliminando también los iones metálicos oxidados que el filtro por sí solo no es capaz de retener.

Aunque las tabletas de multiacción contienen floculante, es conveniente que en los meses de más calor y afluencia de bañistas lo incorporéis y presumáis de agua limpia y cristalina.

Prevención de algas

Si no queremos que las algas campen a sus anchas en nuestra piscina, es recomendable aplicar un algicida de forma regular. Las algas son un elemento de cultivo ideal para hongos y bacterias. Además, la radiación solar y el calor propios del verano favorecen su aparición.

La adición del algicida debe estar acompañada con la presencia de desinfectante, como el cloro o el bromo, en el agua para conseguir un efecto sinérgico de ambos productos y aumentar la eficacia del algicida.

Cuidado del filtro

Un buen cuidado del filtro de la piscina permitirá que el tratamiento químico que apliquemos sea más eficaz. Con un filtro sucio, la calidad del agua empeora y aumenta el consumo de productos químicos. Además, se multiplican los gérmenes que luego se extienden por el agua.

Para mantener el filtro limpio tenemos que realizar contralavados y limpiar y desinfectar la arena una vez al año antes del inicio de la temporada de baño. También es importante desincrustar de cal el filtro (varias veces al año dependiendo de la dureza del agua). Por otro lado, es recomendable que cada 5 años (en función del uso y las características del agua) se cambie el medio filtrante si es de arena silícea.

En Ricardo Terán S.L. ya tenemos todo preparado para la llegada del verano. Bien en nuestras tiendas de O Barco, A Rúa y Garden Sil o desde el apartado dedicado a piscinas en nuestra tienda virtual, encontrarás una amplia variedad de productos para mantener limpia el agua de la piscina este verano.

¿Ya te has dado el primer chapuzón? Cuéntanoslo en el box de comentarios que encontrarás un poco más abajo. 😊

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *