Casa y hogar

Cómo combatir las plagas de insectos en tu casa

Mosquitos, hormigas, garrapatas, pulgas, chinches, cucarachas… Existen muchas variedades de plagas, ya sean de insectos o de otras especies, que pueden colarse en tu hogar sin que te des cuenta y generar una plaga, como por ejemplo cuando por descuido dejamos comida sobre la mesa o descuidamos recoger las migas y los restos de comida que caen al suelo.

Una plaga de insectos en casa puede convertirse en una verdadera pesadilla, no solo porque causa mala imagen y genera asco, sino también porque puede ocasionar enfermedades, falta de higiene y reacciones alérgicas ante picaduras. Para atajarlas existen remedios caseros que pueden resultar eficientes ante algunas especies. Si ya los has probado pero no consigues terminar con el problema, en Ricardo Terán S.L. encontrarás diversos productos de control de plagas que pueden ayudarte y de los que te hablamos en este artículo.

Trampas antiplagas

Las trampas para insectos no tienen sustancias nocivas y pueden ser colocadas en varios lugares de la casa. Las trampas utilizadas para la captura de insectos constituyen una herramienta muy valiosa en el control de plagas. Casi todos los modelos se ayudan de sustancias químicas de atracción (feromonas) y la manera en la que actúan puede ser de diversa índole, ya sea por quedar atrapados en su interior sin que puedan volver al exterior o por pegarse a ellos.

La ventaja más evidente de las trampas anti plagas es que están trabajando continuamente y no generan residuos tóxicos en las superficies a su alrededor.

Insecticidas y repelentes

Otro de los remedios que encontrarás en nuestras tiendas para combatir plagas de insectos en tu hogar es el uso de insecticidas y repelentes. Existen en el mercado diversos productos y marcas, ya sea en spray, en polvo, líquidos o electrónicos para luchar contra ellas. Todos son de uso doméstico y de acción inmediata y gracias a la continua experimentación a lo largo de los años, resultan cada vez menos molestos y con aromas más agradables.

Los insecticidas son compuestos químicos de origen orgánico o sintético destinados a matar insectos de todo tipo. De hecho, los hay específicamente diseñados para cucarachas, mosquitos, moscas o pulgas, por ejemplo. Se usan tanto en el ámbito doméstico como en el de la agricultura, la ganadería o la industria. Para encontrar el insecticida perfecto para cada caso debemos de atender previamente a diversos aspectos como pueden ser su modo de aplicación, el tipo de insectos para los cuales lo vamos a administrar, su grado de toxicidad en caso de tener menores por la casa y como no, su precio.

No importa si hablamos de insecticidas para mosquitos, hormigas, arañas, cucarachas o para cualquier otro insecto. El sistema de funcionamiento de estos productos se basa en la inhibición de enzimas vitales de esos seres, lo que se traduce en un colapso inmediato de su actividad motora y la muerte.

Ventajas y desventajas

Comprar insecticidas para pulgas, garrapatas o cualquier otro insecto tiene ventajas incuestionables:

  • Se degradan rápidamente en el ambiente y no generan toxicidad para el ser humano.
  • No dejan residuos en los alimentos.
  • Los insectos no suelen desarrollar resistencia a ellos y desaparecen con facilidad.
  • Actúan de forma casi inmediata.
  • Pueden ser usados en cualquier momento.

Sin embargo, el uso de insecticidas también tiene algunos inconvenientes que debemos tener en cuenta:

  • Suelen ser inflamables.
  • Pueden ocasionar toxicidad en mascotas.
  • Requieren de una aplicación constante.
  • Requieren de tomar precauciones con niños, especialmente con los más pequeños.

Precauciones y recomendaciones

Para que el uso del insecticida sea seguro, debes seguir los siguientes consejos:

  • Lee las instrucciones de aplicación especificadas en el bote y síguelas a rajatabla.
  • Aplica solo la cantidad de insecticida necesaria.
  • Nunca almacenes el bote de insecticida cerca de una fuente de ignición (una caldera de gas o una hornilla de fogones, por ejemplo). Tampoco lo pongas en contacto directo con la luz del sol.
  • Mantén el insecticida lejos del alcance de los niños.
  • No aplicar el insecticida cerca de tu cara o la de alguien cercano. Puede ocasionar irritación ocular, cutánea, nasal y oral.
  • En caso de ingestión accidental, llamar inmediatamente al teléfono de Emergencias (112).
  • Lavar las manos a conciencia tras usar el insecticida y, sobre todo, antes de manipular alimentos.
  • No usar insecticidas en polvo o en gel si hay mascotas en casa que puedan ingerirlos.

Plantas que combaten plagas

¿Pero existen alternativas al uso de productos químicos para que tu hogar esté libre de insectos? La respuesta es SI y el secreto está en combinar diversas especies: flores, plantas aromáticas, hortalizas y frutales. La costumbre de utilizar plantas contra las plagas siempre ha existido en el mundo de la agricultura. El uso de estas plantas en nuestros balcones o jardines ayudará de forma orgánica y natural a su prevención.

Ya sea para ahuyentar pulgones (madreselva, lupino, dedalera, menta o la ortiga), para repeler a los mosquitos (albahaca, citronela, jazmines…), o para asustar a las moscas y polillas (lavanda, cilantro, perejil…) el uso de plantas naturales será sin duda otra excelente manera de mantener tu hogar libre de insectos.

Esperamos que este artículo te haya sido de ayuda y no dejes de contactar con nosotros o pasarte por nuestros Agricentros de O Barco, A Rúa o Garden Sil para que te asesoremos sobre cuál puede ser el mejor remedio antiplagas para tu caso concreto.

Si tienes medio minuto, cuéntanos en los comentarios que encontrarás un poco más abajo cuál es tu remedio más eficaz. 😊

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *