Plantas y jardín

Preparar el césped para el invierno

Preparar el césped para el invierno

Entramos de lleno en el otoño y es momento de preparar el césped para los meses más fríos del año. Ahora debemos prepararlo para que no se vea afectado por las bajas temperaturas y demás inclemencias meteorológicas.

Nuestro césped se degrada en verano por diversas causas. Una de ellas es que el calor y la humedad del riego, han producido aparición de infecciones fúngicas. Otro de los factores de su degradación es el “pisoteo”. Haber usado la superficie de forma tan intensa ha hecho que el terreno se haya compactado y pierda aireación. La falta de luz en zonas sombrías y la escasez de riego son otros motivos que afectan negativamente al césped.

Estas y muchas otras, son causas de su degradación. Por eso, antes del invierno, tenemos unas semanas espléndidas para llevar a cabo algunas operaciones de acondicionamiento. Te las contamos a continuación.

Sembrar césped en otoño

Estamos en el mejor momento para la regeneración (resiembra) del césped o una nueva plantación (sembrar césped o plantar tepes). Y es que resembrar el césped en otoño es una labor obligatoria. Una tarea que nos permitirá volver a disfrutar de ese manto verde tan ansiado la próxima primavera.

Pero hacerlo correctamente pasa por un análisis completo para detectar por qué el jardín presenta calvas o ausencia de hierba. De esas causas de degradación ya te hemos hablado, así que ahora tendremos bien localizados los principales problemas.

Puestos a resembrar, lo primero es limpiar de posibles hojas y malas hierbas todo el terreno. Debemos procurar que la tierra no esté demasiado húmeda, pero una vez resembrado, las lluvias otoñales son el mejor regalo. ¡Nos ahorraremos muchas horas de riego!

El segundo paso es el abonado. Para esta época del año lo mejor es optar por uno rico en fósforo y potasio. Son elementos químicos claves para la regeneración del suelo pero, también, para el crecimiento de las semillas. Lo idóneo es optar por uno de lenta liberación. Así, incluso si se dan lluvias importantes, sus nutrientes no serán arrastrados por el agua. ¡Ya tenemos el terreno listo para la resiembra!

CESPED FACIL 1 KG.

5,10  IVA incl.
Mezcla de césped muy universal adaptada para todo tipo de suelos y áreas geográficas. Su gran rapidez de implantación lo hace ideal para resiembras de céspedes estropeados. Fácil de nacer, proporcionando un césped fino de buena resistencia al pisoteo. Requiere de incorporación al suelo de LOCID, en zonas más áridas, con veranos secos y calurosos. 60% Ray-Grass Inglés cespitoso 20% Festuca rubra estolonifera 10% Festuca tricofila 5% Poa pratense 5% Agrostis tenuis HIGHLAND Caja con 1 kg de abono y 0,5 kg de semilla césped fácil

CESPED RESIEMBRA 1 KG.

6,45  IVA incl.
Ideal para todas las resiembras, tanto en campos deportivos, como en jardines. Rápida implantación y agresividad frente a malas hierbas. Segar el césped antes de resembrar e incorporar la semilla al suelo, ayudándose de un rastrillo. Es recomendable mezclar la semilla con arena. 40 % Lolium perenne cespitoso I 40 % Lolium perenne cespitoso II 20 % Lolium perenne cespitoso III

CESPED RESIEMBRA 5 KG.

31,20  IVA incl.
Ideal para todas las resiembras, tanto en campos deportivos, como en jardines. Rápida implantación y agresividad frente a malas hierbas. Segar el césped antes de resembrar e incorporar la semilla al suelo, ayudándose de un rastrillo. Es recomendable mezclar la semilla con arena. 40 % Lolium perenne cespitoso I 40 % Lolium perenne cespitoso II 20 % Lolium perenne cespitoso III

CESPED SOMBRIO 1 KG.

8,60  IVA incl.
Mezcla ideal para zonas de sombra e incluso bajo arbolado. Forma un césped denso y fino, verde oscuro de gran valor ornamental. Se adapta a todo tipo de suelos y climas. Es de crecimiento muy lento. 35% Ray-Grass Inglés cespitoso 30% Festuca rubra estolonifera 35% Poa trivialis

Sobre las semillas colocaremos una capa de sustrato orgánico. No solo nos ayudará a proteger las semillas de los pájaros o del viento. También facilitarán que nazca el césped correctamente. A pesar de que esta capa es necesaria, no podemos excedernos. Si es demasiada tierra, el nuevo césped tendrá problemas para llegar a la superficie.

Por último, compactaremos ligeramente con la ayuda de una azada. Y, para acabar nuestra labor, nada como un riego suave que, incluso, podemos aplicar durante los días posteriores a resembrar el césped en otoño.

Cortar y airear el césped en el resto del jardín

Una vez resembradas las zonas más castigadas por “calvas” la siguiente tarea es cortar el césped que está en mejor estado. Es mejor cortarlo cuando esté seco de la humedad del rocío para evitar que se produzcan hongos, uno de los grandes enemigos del césped.

No lo siegues demasiado corto para que no se debilite. Además, si lo dejas un poco más alto que en verano, proteges las raíces del frío. Una opción interesante es hacer mulching si tu cortacésped tiene esta opción. Consiste en triturar la hierba muy fina y esparcirla de forma homogénea.

Con este sistema aportas nutrientes, ya que esta hierba triturada en pequeñas partículas se descompone muy rápidamente y, además, proporciona un acolchado al césped que lo protege de las bajas temperaturas.

Otra labor que no debemos olvidar en esta época es el aireado o el escarificado del césped. El escarificado consiste en “arañar” la superficie del terreno para romper la capa de fieltro. Esto son las raíces muertas y restos de hojas, que impiden que el aire, el abono y el agua lleguen bien a las raíces. De esta manera favoreceremos el crecimiento del césped al oxigenar y evitar la compactación del terreno.

Abonado y fertilizado del césped en otoño

Con las bajas temperaturas, las plantas reducen el crecimiento de las hojas, pero las raíces permanecen activas. Por eso es importante abonar para que las raíces acumulen nutrientes y permitan que la hierba se fortalezca y engrose cuando suban las temperaturas. Un césped bien nutrido es indudablemente un césped más resistente. En Ricardo Terán S.L. disponemos de diversos productos que te ayudarán a conseguirlo.

ANTIMUSGO CESPED 1 KG.

8,35  IVA incl.
El Antimusgo Cesped GL Center con sulfato ferroso, está formulado para eliminar de forma rápida y eficaz los musgos y liquenes que se desarrollan en el césped, de forma especial en las zonas húmedas del jardin. Actúa de forma preventiva contra enfermedades criptogámicas (fusarium, dollar spot, hilo rojo, etc.). Proporciona un efecto reverdeciente, evita el amarillamiento y favorece el crecimiento. Envase:1 Kg.

VITALOR 3-3-9+10 CAO 25 KG.

11,50  IVA incl.
Fertilizante organo-mineral activado con el complejo ATB que:
  • Activa los nutrientes del suelo.
  • Incrementa las formas asimilables para la planta.
  • Potencia el transporte efectivo de los nutrientes
  • Bioestimula el sistema radicular.

ABONO ANTIMUSGO 5 KG. 3 EN 1

10,95  IVA incl.
El musgo es una señal de agotamiento y asfixia del césped. El Antimusgo Césped GL Center, está formulado para eliminar de forma rápida y eficaz los musgos y líquenes que se desarrollan en el césped, de manera especial en las zonas húmedas del jardín. Actúa de forma preventiva contra enfermedades criptogámicas (fusarium, dollar spot, hilo rojo, etc.) Proporciona un efecto reverdeciente, evita el amarillamiento y favorece el crecimiento.

CARFAL WG 45 GRS

2,90  IVA incl.
Fungicida sistémico eficaz para el control de fitoftora y mildiu en numerosos cultivos y plantas ornamentales, así como para los hongos del césped. Es recomendado en el control preventivo y curativo de Oomicosis incluso las que se presentan a nivel cuello-tronco (aguado-gomosis parasitaria podredumbre del cuello). Su modo de acción original hace que una vez aplicado metabolizado y distribuido en el interior de la planta se activen los mecanismos de autodefensa de la misma para lograr el control de la enfermedad.

Como te decimos, debes aplicar estos productos a principios de otoño antes de que bajen mucho las temperaturas. Aplica el fertilizante 1 ó 2 días después de haber segado, un día que no haga viento. Sigue siempre la dosificación recomendada por el fabricante. Si pones más cantidad de la recomendada no aportas más nutrientes al césped. Solo conseguirás desperdiciar el producto y puedes dañar el medio ambiente, así que préstale atención.

Con estos sencillos pasos habremos completado nuestro objetivo de preparar el césped para el invierno. Durante los próximos meses nuestras tareas de jardinería variarán ligeramente. Por ejemplo, el césped requerirá pocas siegas, puesto que por la acción del frío, no crecerá casi nada. Sólo será necesaria la siega si notas que las hojas o las ramas están secas, entonces córtalas hasta igualar la superficie y eliminar las zonas en mal estado.

¡Y esto es todo! Ya tenemos nuestros deberes hechos con el césped. Si te gusta el invierno es momento de pensar en disfrutar de la nieve. A nosotros nos encanta hacerlo en San Isidro, estación de esquí en León a la que viajamos a menudo.

¿A ti también te gusta esquiar? Cuéntanoslo en los comentarios. ☺️

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *