Huerto

El mejor momento momento para la siembra de flores y hortalizas

Plantar semillas en tu huerto, jardín o terraza es una actividad muy gratificante. De hecho, pocas sensaciones más satisfactorias hay que disfrutar de las verduras y frutas que tú mismo has sembrado. Es un proceso lento, que requiere de atención y cuidado en forma de riego y abono constante, pero que da resultados excelentes incluso en macetas y jardineras rellenas con un sustrato de calidad.

Como hemos explicado anteriormente en otras ocasiones, podemos obtener nuestras plantas tanto de la siembra de semillas como de la plantación de planteles. Hoy hablaremos de la primera de ellas, y es que en Ricardo Terán S.L. encontrarás una gran variedad de sustratos y semillas de la firma Clemente Viven tanto de hortalizas como de flores ornamentales, pues estamos en el mejor momento para la siembra de ambas al encontrarnos en las últimas semanas del invierno.

La semilla es el grano que se encuentra dentro del fruto, a partir de la cual, crece una nueva planta. En otras palabras, es la forma de reproducción más antigua que podemos encontrar y, sin importar la especie, todas ellas requieren de las mismas cosas para poder crecer: luz solar, un medio donde crecer y agua.

En este artículo queremos darte algunos consejos sobre la forma más adecuada para la siembra y los requerimientos básicos para que aumentes tus probabilidades de éxito y te asegures de que tu semilla germine, crezca y llegue a ser una planta saludable.

1. Verifica las condiciones antes de empezar

Asegúrate de las condiciones que requiere tu semilla para crecer: clima, fechas, temperatura, acidez, humedad, luminosidad, etc. Así mismo, infórmate de las asociaciones más favorables para sacar mayor provecho de las condiciones.

2. Decide el tipo de siembra que vas a realizar

Es importante que sepas qué tipo de semilla vas a cultivar: directa, indirecta, con semillas orgánicas…

3. Comprueba las condiciones del sustrato

El suelo es clave. Conocer dónde estás plantando las semillas es fundamental para tener éxito: acidez, espacio, ventilación, luminosidad, clima, etc.

4. Limpia el terreno

Extrae malas hierbas y restos de cultivos anteriores y todo tipo de residuos. Todas las plantas deben ser extraídas desde la raíz para evitar que crezcan nuevamente. Utiliza una motoazada es ideal si tienes un terreno donde sembrar las semillas un poco más grande. En caso contrario, una azada será una herramienta más que suficiente.

5. Humedece el terreno antes de sembrar

Si la tierra está seca, a las semillas les costará mucho más germinar. Debes regar ligeramente la tierra antes de empezar tu cultivo. Puedes hacerlo con una manguera o con una regadera, así reduces el riesgo de expulsar las semillas por la fuerza del agua.

6. Utiliza fertilizantes naturales

Mézclalos en el suelo a una profundidad de 5 centímetros.

7. Introduce las semillas en el suelo

Según las especificaciones en cuanto a profundidad y distancia recomendadas. Cúbrelas ligeramente.

8. Riega la tierra

Riega de nuevo la tierra dependiendo de la variedad que hayas sembrado.

9. Espera a que las semillas germinen

Después, trasplanta tus brotes si los has sembrado en semilleros. De igual manera, si has sembrado dos o más semillas en cada hoyo, puedes retirar las plantas más débiles para que no quiten nutrientes a las más fuertes.

10. Protege tus plantas

Utiliza mallas para proteger tus plantas de plagas y posibles depredadores. La protección es importante principalmente durante las primeras etapas.

11. Fertiliza (natural) regularmente

Tocará volver a fertilizar las semillas plantadas. De acuerdo a los requerimientos de cada cultivo.

12. Algunas plantas o árboles requieren de tutores o guías

Esta es una práctica necesaria para mantener la planta erguida, favoreciendo su ventilación y  el aprovechamiento de la luz.

Todo ello repercutirá en la producción final, calidad del fruto y control de las enfermedades. Revisa tus plantas regularmente para cerciorarte de que no hay plagas ni enfermedades.

Finalmente, te recordamos que el éxito de un buen cultivo depende de: 

  • La fecha adecuada de siembra.
  • La profundidad adecuada.
  • La distancia correcta entre plantas

Cuando elijas tus semillas, investiga un poco para asegurarte las condiciones necesarias para que la especie que quieres cultivar pueda desarrollarse con éxito. Los factores anteriores son determinados por la resistencia de cada cultivo y por el clima de cada lugar. Ten en cuenta que algunas plantas resisten mejor las heladas que otras, mientras que algunas se adaptan mejor a las sequías o a los climas más cálidos.

Como sabes,  en nuestros Agricentros de O Barco, A Rúa o Garden Sil estamos a tu disposición para asesorarte siempre con tus compras, no dejes de consultarnos cualquier duda que tengas y trataremos de darte los mejores consejos para el éxito de tus semillas, tanto de huerto como de jardín.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *