Mascotas

Cómo mantener sana la piel de tu perro

Ayudar a mantener la salud y fortaleza de la piel del perro es fundamental, pues esta actúa como una barrera frente a determinadas infecciones. La epidermis es el primer `escudo´ protector del perro frente a algunas bacterias y gérmenes.

¿Cómo es la piel del perro?

La piel del perro es una membrana flexible que recubre por completo su cuerpo, representando del 12 al 24% del peso del perro, se trata pues de su órgano más grande. Actúa como una gran barrera protectora frente a determinados patógenos. Este escudo natural tiene un grosor de entre uno a cinco milímetros, dependiendo de la parte del cuerpo del perro, y carece casi en su totalidad de glándula sudoríparas (a excepción de las almohadillas plantares, que es por donde `sudan´los perros). Es el primer receptor de estímulos tales como el frío, el calor, el contacto con el agua, dolor o picores.

La piel del perro está compuesta por tres capas:

  • Epidermis: la capa externa, la que está en contacto con el exterior
  • Dermis: está situada debajo de la epidermis y es más gruesa, aloja vasos sanguíneos, linfáticos, nervios, glándulas sebáceas y sudoríparas y los folículos pilosos.
  • Hipodermis: la capa más profunda de la piel, compuesta por grasa, principalmente.

Funciones de la piel del perro

Además de ser un agente protector del `mundo exterior´, la piel del perro tiene otras importantes funciones para su salud, tales como la absorción de la vitamina D que recibe de la luz solar, contribuye a regular su temperatura corporal y ayuda a elimina toxinas, entre otros beneficios.

Cómo saber si la piel del perro está sana

En la mayoría de los perros, la práctica totalidad de la piel está cubierta de pelo que, independientemente del tipo de manto o raza, crece constantemente y muda estacionalmente. El estado de la piel del perro y el pelaje son valiosos indicadores de la salud de nuestra mascota.

Una piel saludable debe ser:

  • Flexible.
  • Limpia.
  • No grasienta.
  • Sin escamas (caspa) y sin lesiones.

La piel del perro es un agente protector contra determinados microorganismos

En la piel del perro se encuentran diversas especies de microorganismos, algunos beneficiosos y otros patógenos, que son los que causan enfermedades. Si la piel del perro está sana, es capaz de mantener el equilibrio entre ambos e impedir que las bacterias y gérmenes nocivos dañen su salud, pero si esta barrera cutánea está debilitada o enferma, permitirá `la entrada´ de bacterias que causarán infecciones en el organismo del perro, por esto es tan importante prestar atención a la piel de nuestra mascota.

La nutrición tiene una influencia directa sobre el estado de la piel del perro y del pelo. La carencia de ciertos nutrientes puede provocar trastornos cutáneos, mientras que el aporte de otros componentes en el pienso puede proporcionar decisivos beneficios.

Las proteínas son nutrientes esenciales cuando se trata de la piel del perro y del pelo. Casi una tercera parte de las proteínas que ingiere el perro van destinadas al mantenimiento de la salud la piel y el pelaje. Especialmente importantes son las que conllevan un aporte significativo de aminoácidos azufrados como la metionina y la cisteína, por su intervención la síntesis de la queratina. Un factor esencial es la calidad y biodisponibilidad de las proteínas. El organismo del perro puede utilizar las proteínas dependiendo de su digestibilidad y de su valor biológico, esto es lo más importante. No todas las proteínas son

Dado que las células epiteliales cambian y se reponen rápida y constantemente, la piel es un órgano muy `exigente´ nutricionalmente, y cualquier desequilibrio alimentario o proporcionar un pienso que no sea de excelente calidad se verá reflejado en su estado.

La higiene correcta de la piel del perro

Para mantener limpia la piel del perro se le debe bañar regularmente, siempre que esté sucio.

El champú ha ser especial para él, nunca se debe usar nuestro gel o champú, ya que el pH de su piel es diferente al nuestro: el pH de la piel humana es ácido y oscila entre 4,5 y 5,9 mientras que el del perro varía entre 6,3 y 7,5. En caso de que nuestro perro padezca cualquier trastorno cutáneo, el veterinario nos prescribirá un champú de tratamiento.

El cepillado regular es también imprescindible para mantener la piel bien aireada, evitar nudos que le impiden `respirar´y eliminar células muertas y partículas de suciedad. Además así, también revisamos que no existan parásitos en ella.

Estas son algunas de las enfermedades de la piel del perro

Los trastornos y dolencias cutáneas son una de las principales causas de consulta veterinaria. Dentro de las afecciones cutáneas más comunes del perro, se pueden encontrar.

20201006_galeria_06

La sarna

La demodicosis o sarna demodécica es una enfermedad dermatológica que afecta a perros y gatos, producida por un sobrecrecimiento de un ácaro llamado Demodex canis.

En perros sanos, estos ácaros viven, en número reducido, en los folículos pilosos y su sistema inmunitario se encarga de mantenerlos “a raya”. Sin embargo puede ser que, por algún motivo, el organismo pierda ese control, los ácaros se multipliquen y alcancen un gran número.

20201006_galeria_07

Los parásitos externos

Como por ejemplo las garrapatas, un grupo de artrópodos de la familia de los ácaros que se alimentan de sangre y por ello son vectores de transmisión de numerosas enfermedades.

En los paseos por el campo, en el jardín o en el parque o bien si pasan mucho tiempo al aire libre, nuestros perros están expuestos al peligro de estos parásitos, especialmente durante la primavera y el otoño por la alta humedad ambiental y las temperaturas suaves.

20201006_galeria_08

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica canina (DAC) es uno de los trastornos dermatológicos más frecuentes en los perros y el motivo más habitual de consulta veterinaria dermatológica. Se trata de una enfermedad compleja, que requiere un enfoque multifactorial en su tratamiento.

Se sabe que la vía de ingreso de la enfermedad se produce mediante el contacto percutáneo (a través de la piel), o a través de las mucosas.

20201006_galeria_09

Alergias alimentarias

Los trastornos cutáneos o hipersensibilidad, producidos por las alergias alimentarias o reacciones adversas al alimento (RAA) producen numerosos signos de molestia, de leves a severos, e incomodidad para el perro.

Sus manifestaciones pueden aparecer en cualquier edad: prurito no estacional, descamación, eczemas o enrojecimiento. La alimentación desempeña un papel fundamental.

Si desea escuchar todo lo que contó Carlos Terán, gerente de Agricentro Terán, sobre los cuidados de la piel del perro en Radio Valdeorras, puede hacerlo en el siguiente box de reproducción:

Artículo original perteneciente al blog de Arión. Imágenes con licencia CC0 cortesía de PxHere.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *