Corral

Control del ácaro rojo en aves de corral

Control del ácaro rojo en aves de corral

Si tienes un corral y experiencia en la cría de gallinas seguramente conoces muy bien el denominado ácaro rojo (Dermanyssus gallinae) o piojo de las gallinas. Este parásito es uno de los principales quebraderos de cabeza de criadores y aficionados a la avicultura de ocio, pues se alimenta de su sangre. Además puede transmitir distintas enfermedades en las aves, como por ejemplo la anemia, encefalitis, salmonelosis y cólera aviar. Es en los meses de verano cuando más atención hay que prestarle, pues sus ataques se producen principalmente cuando llega la época del calor.

El ácaro rojo de las gallinas puede llegar a nuestros gallineros de diversas maneras, todas ellas de difícil control. Podría hacerlo a través de pájaros silvestres, o de personas que van de una granja a otra, dentro de cestas, cartones, cajas… o lógicamente si los porta algún animal nuevo que hemos introducido en nuestro gallinero.

En condiciones favorables (clima cálido y húmedo) en solo siete días puede completar su ciclo vital, pudiendo encontrarnos con grandes poblaciones en poco tiempo. Suelen actuar por la noche, pasando el tiempo durante las horas centrales del día escondidos en grietas y rincones. Son capaces de sobrevivir escondidos en lugares oscuros, húmedos y con poca ventilación hasta por 5 meses, hasta volver a encontrar otro huésped, por eso la tarea de eliminarlos es tan complicada.

¿Cómo sé que mis gallinas tienen piojos?

No es fácil detectar estos parásitos en las gallinas, pues se esconden entre las plumas. No obstante, si vemos que ya el ave no pone la misma cantidad de huevos, y está bajando mucho de peso, es un claro síntoma de la presencia del parásito.

Además, otro signo visual es que los piojos se ven como pequeños granos de arroz que se mueven, y la gallina tiende a rascarse constantemente, así como a picotearse la piel con desespero.

Cuando ya los casos son un poco más avanzados, la zona de la cola y el pecho empiezan a perder su color habitual.

¿Cómo podemos combatir el piojo de las gallinas?

Las instalaciones ofrecen muchos escondrijos para los piojos de las gallinas: rejillas, perchas, enrejados, grietas en paredes y suelos, comederos, bebederos. Por tanto, para combatir al piojillo lo primero que debemos hacer es evitar en lo posible este tipo de escondrijos. Si detectamos que efectivamente nuestro gallinero se infectó, se deben aplicar medidas urgentes para detener su propagación y eliminarlos.

Teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo, sobre todo por el día, están fuera del hospedador, el tratamiento debe aplicarse en los posibles escondrijos. El mejor momento es cuando el gallinero está vacío entre dos ciclos y debe ser precedido por una limpieza exhaustiva de todo el gallinero y sus instalaciones. 

En el mercado existe una gran gama de productos de marcas como Bioplagen o Zotal a base de fórmulas químicas, que son especiales para el control de plagas de este tipo. Estos están probados por los especialistas para garantizar que no causar ningún daño a las gallinas.

Las reinfestaciones son muy frecuentes, ya que se reproducen con rapidez y además los piojos pueden estar sin alimentarse varios días. Por esta razón, la desinfección periódica debe ser una obligación que tengamos siempre presente.   

Finalmente, los ácaros o piojos de gallinas no pueden infectar a los humanos. Lo que sí es posible, es que al momento de estar realizando la desinfección se adhieran a tu ropa o cuerpo, lo que deberás tener en cuenta si vas a desplazarte por diferentes corrales, pues podrías llevarlos de uno a otros.

En Ricardo Terán S.L. disponemos de diversas soluciones para combatir el ácaro rojo o piojo de las gallinas. Te ofrecemos asesoramiento sobre los diferentes productos que podrás utilizar para combatir esta plaga y que tus aves de corral disfruten de un entorno mucho más saludable y sin estrés.

Recuerda que cuanto mejor calidad de vida tengan los animales, mejor rendimiento podrás obtener de ellos. 😊

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *